Únete a nuestro Grupo Facebook ¡Ya somos más de 30.000 miembros!
RURALEANDO

LA COMARCA DEL BARCO DE ÁVILA Y PIEDRAHÍTA: MUCHO POR DESCUBRIR


¡Muy buenas! En el artículo de hoy en Ruraleando os traemos información sobre la comarca del Barco de Ávila y Piedrahíta, una comarca situada en la zona suroccidental de la provincia de Ávila. Esta provincia está delimitada por la Sierra de Gredos al sur, y por la Sierra de Ávila al Norte, y atravesada por los ríos Corneja y Tormes. Esta comarca es pura montaña y pura naturaleza para disfrutar, con una media muy alta de altitud (más de 1.200 metros). Su exquisita gastronomía, sus múltiples zonas de baño que proporcionan sus ríos de aguas transparentes y sus pueblos con encanto van a hacer, seguro, que quieras repetir la visita. Y si quieres alojarte en alguna preciosa casa rural, no dejes de visitar nuestra web, y la sección de casas rurales en Ávila. ¡Ah! y no olvides unirte a nuestro Grupo Facebook para encontrar las mejores ofertas en casas rurales.

Por cierto, lo que os traemos hoy aquí no es más que una parte de todo lo que esta maravillosa zona nos ofrece. Casi la totalidad de los municipios de esta comarca y muchas de sus pedanías cuentan con un maravilloso patrimonio arquitectónico conservado. Así que no esperemos más y comencemos a descubrir algunas de las joyas de la comarca del Barco de Ávila y PiedraHíta. ¡Gracias por leer Ruraleando!

HISTORIA Y NATURALEZA DE LA COMARCA DEL BARCO DE ÁVILA Y PIEDRAHÍTA

Foto aérea del Valle del Río Tormes, situado en la comarca del Barco de Ávila y Piedrahita.
El valle del Tormes

La historia de la comarca comenzó con antiguos pobladores, de los que dan testimonio varios yacimientos arqueológicos, castros y pozos de agua dulce de origen árabe. Es en la Edad Media, cuando tenemos las primeras noticias de la Villa de Piedrahita, bajo el reinado de Alfonso VIII. También en la Edad Media, un poco más tarde, aparece en las crónicas Bonilla de la Sierra, y algo más tempranamente el Barco de Ávila, cuyo entramado urbano es anterior al siglo XI. La comarca se nutrió de una gran actividad durante la Edad Moderna, siendo la cuna del gran Ducado de Alba. En esa época, algunas de sus villas experimentaron un gran desarrollo, de lo que ha quedado huella monumental hoy en día. 

Foto aerea de la Navazuela y la garganta del Bohoyo, en la comarca del Barco de Ávila y Piedrahita
La Navazuela y Garganta del Bohoyo

Sin duda, la comarca es absolutamente privilegiada en cuanto a su patrimonio natural. El visitante se sorprenderá con el contraste de paisajes que podrá encontrar a lo largo de su recorrido por la comarca, ya que su riqueza natural se diferencia en las distintas zonas en las que se divide. Esta tierra cuenta con dos espacios naturales protegidos: la Sierra de Paramera y Serrota, y por supuesto, el Parque Regional de la Sierra de Gredos.

Panorámica de El Barco de Ávila con la Sierra de Gredos al fondo, en la comarca del Barco de Ávila y Piedrahita
Panorámica de El Barco de Ávila con la Sierra de Gredos al fondo

EL VALLE DEL CORNEJA

El río Corneja nace en la Sierra de la Serrota y discurre de este a oeste a través del valle. Atraviesa los términos municipales de Navacepedilla de Corneja, Villafranca de la Sierra, San Miguel de Corneja, Mesegar de Corneja, San Bartolomé de Corneja y Villar de Corneja, y desemboca en el Tormes. A lo largo de su recorrido destacan los antiguos molinos que aprovechaban la fuerza del río para el molido de la harina, y la abundancia de encinas (quercus ilex). Muchas veces en forma de dehesa, las encinas se combinan con los pastos que son aprovechados por las famosas reses de Ávila.

EL VALLE DEL TORMES

El río Tormes nace en Fuente Tormella, a 1.600 metros de altitud, y recorre la comarca de este a oeste, desde Navarredonda hasta el Barco de Ávila. Pasa por municipios como Navacepeda de Tormes, Navalperal de Tormes, o La Aliseda de Tormes, entre otros. En esta zona destacan los bosques de galería, que moldean este paisaje típico, con especies como los chopos, los alisos, los álamos y los fresnos. Estos bosques moldean el paisaje junto con las huertas y las explotaciones agrícolas tradicionales.

SIERRA DE GREDOS

¿Qué podemos decir de una de las zonas montañosas con la naturaleza y los paisajes más espectaculares de España? ¡Qué es obligatorio visitarla, al menos una vez en la vida!

Es una de las pocas zonas del país donde podrás observar, aún hoy en día, restos de antiguos glaciares, como los del Circo de Gredos, el Recuenco, la Laguna Grande o el Gargantón; o como las Cinco Lagunas, o las Gargantas de Bohoyo o Navamediana. Gredos te permitirá observar y alcanzar cumbres montañosas de gran altura, (como el Almanzor, el pico más alto de todo el Sistema Central). Así mismo, podrás maravillarte con las especies naturales, tanto de fauna como de flora, que la convierten en un auténtico espectáculo y un deleite para los sentidos. Podrás ver volar un águila imperial, o la vertiginosa escalada de la cabra montés, mientras caminas atravesando unos paisajes difíciles de olvidar.

En el caso de visitar esta comarca, miraremos hacia la vertiente norte de Gredos, que nos protegerá de los vientos del sur. Su belleza nos animará a escalar sus altas cumbres y descubrir sus secretos. Secretos como sus numerosos pueblos encantadores, y su naturaleza y espectaculares paisajes.

PIEDRAHÍTA

Fotografía de la fuente en la plaza de Piedrahita, en la comarca del Barco de Ávila y Piedrahita
Plaza de Piedrahita

Situada en el Valle del Corneja, Piedrahíta fue la villa que vio nacer a Don Fernando Álvarez de Toledo, el gran Duque de Alba. Pasear por sus calles sin duda te transportará a tiempos de hidalgos y villanos, de duelos, truhanes y lazarillos. Su nombre (del latín petra ficta, “piedra clavada”) define perfectamente este lugar, con su gran patrimonio arquitectónico conservado, declarado Conjunto Arquitectónico-Artístico.

Si decides visitar este bonito pueblo, pronto te encontrarás situado en su plaza mayor, típica plaza castellana. La plaza está rodeada de soportales adintelados y edificios tradicionales, donde se sitúan también el ayuntamiento y la iglesia de Santa María la Mayor. Tiene un bonito pilón central datado en 1721. La Iglesia de Santa María la Mayor, datada en el siglo XII, y con reformas del XVI y XVII, es de estilo gótico, con portada principal de estilo hispano-flamenco del XVI. Alberga unos interesantes retablos del siglo XVIII y destacadas obras de pintura y orfebrería.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Piedrahita
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Piedrahita

Otro de los hitos de Piedrahíta es el Palacio de los Duques de Alba. Un palacio de estilo francés de mediados del siglo XVIII, construido por el XII Duque de Alba, siguiendo la moda borbónica de la corte. Cuenta con dos pisos, plaza de entrada, edificios de servicios y residencia. La observación de este “pequeño versalles” nos traslada en el tiempo, y sorprenden sus jardines anteriores y posteriores, donde los duques pasaban entretenidos veranos. Por cierto, este palacio fue pintado por Goya, concretamente el jardín posterior, en el cuadro “La vendimia”, en un verano que Goya pasó en Piedrahíta como pintor de los duques. Hoy en día el palacio es un colegio público.

Si continúas el paseo por la villa, podrás observar también otros lugares interesantes, como las Ruinas del Convento de Santo Domingo, la Ermita de la Virgen de la Vega, el Convento de Iglesia de las Carmelitas Descalzas, o el torreón anexo al palacio, conocido como la “torre del reloj”.

EL BARCO DE ÁVILA

Foto nocturna de El Barco de Ávila, en la comarca del Barco de Ávila y Piedrahita.
Foto nocturna de El Barco de Ávila

En la falda de la vertiente norte de la Sierra de Gredos se sitúa el pueblo del Barco de Ávila, bañado por el río Tormes. También fue declarado Conjunto Histórico-Artístico. Y no es para menos, ya que, además de la espectacularidad de la naturaleza circundante, el Barco nos ofrece mucho encanto y un patrimonio histórico digno de mención.

Una ruta por el Barco debe comenzar, obligatoriamente, en su muralla, de origen medieval (siglo XII), situada en las inmediaciones del Castillo de Valdecorneja, también medieval, cuyo exterior goza de un buen estado de conservación. Si bajamos del castillo dando un paseo a través de la Calle Mayor, podremos observar el edificio de la antigua cárcel (s. XVI) y la fachada de la antigua mezquita (s. XV), que señalaba la entrada al barrio árabe en época medieval. 

Fotografía del Castillo de Valdecorneja, en la comarca de El Barco de Ávila y Piedrahita.
Castillo de Valdecorneja, en El Barco de Ávila

El Barco de Ávila posee una gran Plaza Mayor, con soportales, edificios tradicionales, un edificio del siglo XVIII donde se sitúa actualmente el Ayuntamiento, o la Torre del Reloj (originaria del siglo XV). En esta plaza se celebra todos los lunes, desde el siglo XIII, el mercado semanal del Barco.

Uno de los edificios más interesantes y bonitos de el Barco es la Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, y su torreón adyacente. Construida entre los siglos XII y XIV, es uno de los ejemplos más representativos del gótico abulense. Tampoco podemos olvidarnos de visitar dos ermitas: la del Santísimo Cristo del Caño, del siglo XIII, y la de San Pedro, del siglo XVII, ambas con curiosas leyendas sobre su construcción.

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en la comarca de El Barco de Ávila y Piedrahita.
Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en El Barco de Ávila

Otro de los bienes culturales que nos transporta a la Edad Media y que no podemos dejar de visitar en el Barco es su puente medieval. Este puente, construido entre los siglos XII y XIII es totalmente espectacular. También podemos visitar el Caserío Medieval, la Calle de la Gallareta, preciosa y empedrada, o la Puerta del Ahorcado. Esta es la única puerta original de las que poseía la muralla que se conserva aún hoy en día. Fue construida en el siglo XV, y está flanqueada por dos imponentes torreones defensivos.

BONILLA DE LA SIERRA

Calle medieval en Bonilla de la Sierra, en la comarca de El Barco de Ávila y Piedrahita.
Calle medieval en Bonilla de la Sierra

El Valle del Corneja acoge también el municipio de Bonilla de la Sierra, un lugar con mucho encanto y sabor medieval. Este pueblo también fue declarado también Conjunto Histórico-Artístico. Villa muy importante en la Edad Media, todavía conserva restos de su muralla y otros edificios de gran interés histórico. De los antiguos pobladores, puede observarse un altar rupestre, a kilómetro y medio del pueblo, datado entre el Neolítico y la Edad del Bronce, donde podrían haberse realizado cultos de fertilidad o a antiguos dioses.

Cuando llegues al pueblo, y pases por la Puerta de la Villa, de estilo gótico, te darás cuenta enseguida del encanto de Bonilla, que conserva en sus viviendas ese sabor de Castilla, construidas a base de piedra y madera, en un estilo tradicional. Pronto llegarás a la Plaza Mayor, porticada y con presencia de algunas casas solariegas. En ella destaca la imponente Iglesia-Colegiata de San Martín de Tours.

Plaza de Bonilla de la Sierra y Colegiata de San Martín de Tours, en la comarca de El Barco de Ávila y Piedrahita.
Plaza de Bonilla de la Sierra y Colegiata de San Martín de Tours

La Iglesia-Colegiata de San Martín de Tours, de estilo gótico, y cuya construcción finaliza en el siglo XV, es testigo de la importancia que llegó a alcanzar esta villa en la Edad Media. Anexa a ella, se construyó su torre en el siglo XVI. Además de su belleza exterior e interior, la colegiata conserva obras de arte, pinturas y retablos de gran interés.

Interior de la Colegiata de San Martín de Tours, en Bonilla de la Sierra.
Interior de la Colegiata de San Martín de Tours

Otro de los monumentos que hacen mágica a Bonilla es su Castillo-Fortaleza, de carácter defensivo y construido en los siglos XII-XIV. Hoy es de propiedad privada, pero puede visitarse y en la torre del homenaje se conservan pinturas al fresco con temas caballerescos. También cuenta con patio de armas. En estos momentos también se está llevando a cabo la restauración del mismo.

Cuando visites Bonilla, no te olvides de bajar al interesante Pozo de Santa Bárbara, también de origen medieval. Y si te parece poca  magia la que Bonilla ofrece, date un paseo por la noche y observa la multitud de estrellas que alberga su cielo, y disfruta de la tranquilidad y del silencio que ofrecen sus calles.

LAS MARAVILLOSAS ZONAS DE BAÑO DEL CORNEJA , EL TORMES Y GREDOS EN LA COMARCA DEL BARCO DE ÁVILA Y PIEDRAHÍTA

Zona de baño en la comarca de Piedrahíta y El Barco de Ávila.
Zona de baño en la comarca de Piedrahíta y El Barco de Ávila

Uno de los mayores atractivos de esta comarca, sobre todo en los meses estivales, son las zonas naturales de baño que existen a lo largo de los cauces de los ríos Corneja y Tormes. Estas son solo algunas de ellas:

  • La Garganta de los Caballeros: Se encuentra en Navalonguilla, municipio de la comarca del Alto Tormes, en plena Sierra de Gredos. Es una zona de aguas transparentes, cascadas y pozas ideales para el baño, muy visitada en verano por los vecinos de la zona.
  • Garganta de Bohoyo: Se encuentra en el término municipal de Bohoyo, a más de 2.000 metros de altitud, en la Sierra de Gredos. La garganta, que procede de aguas glaciares, dispone de varias zonas de baño a lo largo de su recorrido. Una de las más habituales es la de Puente del Bohoyo.
  • Barco de Ávila: En el término municipal de el Barco de Ávila existen varias zonas de baño naturales regadas por las aguas del río Tormes, como Los Cotriles, Las Pozas o el Puente Nuevo, entre otras.
  • Pozo de las paredes: Ubicado en el término municipal de Navacepeda de Tormes, es una zona especialmente bella con aguas transparentes. Tiene zona de merendero y restaurantes cercanos.

Además de las zonas que hemos señalado, existen otras muchas a lo largo de la comarca, como el Puente de Tormellas, Navalguijo, el Cuervo en los Llanos de Tormes, Pasarelas de la Carrera, o La Máquina.

UNOS PUENTES PRECIOSOS

Puente medieval de El Barco de Ávila sobre el río Tormes.
Puente medieval de El Barco de Ávila sobre el río Tormes

Esta comarca, principalmente montañosa y bañada por numerosos ríos, nos ofrece una buena cantidad de puentes medievales, que nos sorprenden a lo largo de nuestros paseos por sus caminos, riberas y pueblos. 

Uno de los más impresionantes y bien conservados es el puente que cruza el río Tormes en el Barco de Ávila, del que ya os hemos hablado, así como el puente de las Aceñas, también perteneciente al Barco.

Otros puentes que despertarán nuestra admiración son los que salvan los barrancos de las gargantas de la sierra, como el puente de Tormellas en la garganta de los Caballeros, el puente de la garganta de Galín Gómez en la Nava del Barco, o el puente del Pozo de Paredes, en Navacepeda.

En otras zonas de aguas más tranquilas destacan puentes como el de Fonseca sobre el río Corneja, situado en la Horcajada y muy espectacular, el puente de Barrionuevo en Piedrahíta, los puentes de San Martín de la Vega del Alberche o el puente de San Lorenzo de Tormes.

GASTRONOMÍA DE LA COMARCA DEL BARCO DE ÁVILA Y PIEDRAHÍTA Y MUSEO DE LA JUDÍA

Apepitosas judías de El Barco de Ávila.
Apepitosas judías de El Barco

Acudir a la comarca del Barco de Ávila y Piedrahita es, sin duda, una delicia para todos nuestros sentidos. Y, por supuesto, no vamos a olvidarnos del sentido del gusto, ya que la comarca nos ofrece una variedad de alimentos que satisfacen hasta a los paladares más exigentes.

Uno de los platos más famosos de la comarca son, sin duda, las judías del Barco, con denominación protegida. Estas judías, de las que existen muchas variedades, se cultivan con el agua del Tormes, exenta de cal, que consigue un producto suave y que necesita menos tiempo de cocción. Disfrutarás como un niño si te sirven un buen plato de las mismas acompañado de unos buenos productos procedentes de la matanza del cerdo. Por cierto, en el Barco podréis visitar el famoso “Museo de la Judía”, donde podréis conocer todos los entresijos, la historia, o las formas de cultivo relativas a este delicioso manjar, así como las formas de vida tradicionales de la zona.

Otro de los platos que nos pone los dientes largos es la famosísima ternera de Ávila. Esta carne procede de las reses criadas en la provincia de Ávila, pertenecientes a la raza Avileña – Negra Ibérica, cuya alimentación natural contribuye a que degustemos una carne especialmente deliciosa. Otras deliciosas recetas de la zona pueden ser las patatas revolconas, la sopa castellana o las setas a la plancha en temporada.

El chuletón de Ávila, famoso en el mundo entero.
El chuletón de Ávila, famoso en el mundo entero

Por supuesto, no podemos despedirnos de la gastronomía local sin un buen postre, como las perrunillas, las tejas, mantecados, las yemas de Santa Teresa, los huesillos, las torrijas o la leche frita. Y si no te gusta el dulce, prueba un buen queso de cabra, no te dejará indiferente.

Hemos llegado al final de nuestro artículo de hoy. No dejes de visitar esta maravillosa zona, alojándote en alguna de sus maravillosas casas rurales, que puedes encontrar en nuestra web. Y, si quieres, aquí tienes más artículos sobre turismo rural de nuestro blog. Nos vemos en el próximo post, un saludo y… ¡seguimos ruraleando!

!Déjanos tu comentario!

3 comments on “LA COMARCA DEL BARCO DE ÁVILA Y PIEDRAHÍTA: MUCHO POR DESCUBRIR

Me ha encantado leerlo!!! Graciassss, totalmente cierto que todos nuestros huespedes se van encantados de conocer nuestro entorno rios, montañas, gastronomía…. Un placer leeros!!!

Reply

¡Muchas gracias Rocío!

Reply

[…] de casas rurales están situadas en Villar de Corneja, un municipio de Ávila, perteneciente a la comarca del Barco de Ávila y Piedrahíta. Esta es una zona de naturaleza privilegiada con mucho interés turístico, a la que ya dedicamos […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTRAS REDES SOCIALES

Archivos